El hipismo es uno de los deportes más vistosos y hermosos que existen, pues es el deporte que se lleva a cabo con caballos y por tanto se hace una disciplina hermosa en cuanto a presentación y coordinación de la persona en relación con los caballos.  

Alessandro Sensitivo nos explica, que el hipismo es uno de los deportes extremos más bonitos que existen, pues se da a través de la dominación del caballo mientras la persona se encuentra encima de él.

Es una práctica que requiere gran disciplina debido a que la persona debe aprender a controlar de manera perfecta al caballo, y a su vez, debe mantener el perfecto equilibrio sobre el para lograr realizar en conjunto todos los obstáculos que son puestos en el camino o en la pista de juego. 

Es importante apreciar, que las actividades que se realizan en función de este deporte son múltiples, pues encima del lomo del caballo es que se llevan a cabo disciplinas como el polo, caminatas de exhibición, salto de obstáculos, carreras y equitación.      

Pudiendo apreciar así, que el hipismo es una de las prácticas más antiguas y más cuidadas en la humanidad, que ha pasado de los grandes de la realeza a personas que hoy en día lo practican como su modo de vida profesional. 

Nos encontramos hablando de un deporte tan popular, que significa grandes ingresos de dinero en la disciplina, pues en las carreras de caballo es muy común que los espectadores realicen grandes apuestas por el caballo que más les dé la impresión de ganar. 

En pocas palabras, se mueve una suma de dinero tan elevada, que existen personas que viven solamente de ello, personas y agencias, todo el personal que hace vida en las carreras y que logra que los eventos se den de la mejor manera cada año. 

Por este motivo, quien decide entrenar hipismo debe estar consciente de que este es un trabajo de constancia y dedicación, en donde debe esmerarse por aprender de manera correcta el arte y por lograr unirse al caballo de manera que los dos se conviertan en uno solo para poder cumplir con los obstáculos de manera exitosa. 

El arte del hipismo es sublime y elegante, pero a la vez es extrema y desafiante, pues el lograr el perfecto equilibrio en cima del lomo de un caballo no es tarea fácil, esto requiere años y años de práctica para poder primero disciplinar a la persona, luego al caballo y por último, a los dos en conjunto. 

Ahora bien, es importante apreciar que la especialización del hipismo se da más que todo para el campo de las carreras de caballo, para las cuales se selecciona una raza de caballo determinada según sea la condición y la exigencia de la carrera. 

Y hablamos más de carreras porque es la actividad que mueve más las emociones de las personas, es la que abarca sentimientos y adrenalina y es la que muestra la perfecta armonía que existe entre el jinete y el caballo.